EL ALBERGUE AIRES DEL DUERO


El albergue Aires del Duero está situado en el poblado de Santa Catalina, perteneciente al municipio de Villarino de los Aires, en pleno corazón de Arribes del Duero.
El edificio es de una sola planta y cuenta con:
- 9 acogedoras habitaciones, con 4 u 8 plazas y disponen de lavabo y ducha
- Cocina completamente equipada .
- Amplia despensa con varios refrigeradores.
- Comedor para 50 comensales.
- Servicios, separados por sexos
- Un servicio adaptado a discapacitados
- Sala de estar y recepción
- Oficina



En los alrededores del albergue contamos con rocódromo, frontón, zona de tiro con arco, parque infantil, jardín botánico y campo de juego.

Las piscinas están situadas a unos 100 metros del albergue, las cuales tienen servicio de cafetería y kiosko. Dispone de una piscina acondicionada para los más pequeños y la grande esta diferenciadas dos zonas en función de la profundidad. Está rodeada de una amplia zona de césped con sombras.


Historia del albergue
Para contar los inicios del albergue Aires del Duero, nos tenemos que remontar a los principios de la década de los 80, creado para dar cabida a los trabajadores de una de la mayores centrales hidroeléctricas a nivel nacional. La instalación por increíble que lo parezca eran los antiguos barracones, los  cuales se han habilitado como un acogedor albergue turístico con numerosas reformas realizadas en los últimos años. 

El municipio de Villarino
El municipio de Villarino de los aires esta situado en el noroeste salmantino, haciendo frontera con Zamora y con nuestro país vecino, Portugal.
La principal ocupación de la localidad, además de la central hidroeléctrica, es la producción de aceite y vino contando con grandes cooperativas.
Si desea más información de nuestras instalaciones puede visitar nuestra web:

Ver vista aérea 

Si desea conocer más información sobre el municipio puede visitar  el siguiente enlace: www.villarinodelosaires.es


Leyenda de “El Burro del Tío Silguero”

Aquel burro que era el ‘alivio de todo Villarino'. Todos los vecinos y vecinas acudieron a su entierro, también la Tía María que tocaba el cencerro del duelo. Era un burro muy valiente, algo mohíno, pero se había ganado el afecto de todo el pueblo que sintió su pérdida, cuando arrugó el hocico y decía adiós con su rabo despidiéndose de Perico.

Los Arribes quieren promocionar sus encantos naturales, su vino, sus rutas fluviales, sus embalses, su gastronomía y nada mejor que el burrito del “Tío Silguero” que acarreaba la vinagre desde Villarino a Pereña por caminos intransitables.

"El Burro del Tío Silguero"
Ya se murió el burro,
que acarraba la vinagre,
ya lo llevó Dios,
de esta vida miserable.
QUE TU RU RU RU RÚ (4 VECES)

El era valiente,
el era mohíno,
el era el alivio
de todo Villarino.
(ESTRIBILLO)

Estiró la pata
arrugó el hocico,
con el rabo tieso
decía "Adiós Perico".
(ESTRIBILLO)

Todas las vecinas
fueron al entierro,
la tía María
tocaba el cencerro.

(ESTRIBILLO)